sistemas de llamada usuario-cuidadorLos sistemas de llamada usuario-cuidador en centros sociosanitarios y residencias, en combinación con paquetes de sensores adecuados, pueden mejorar la calidad de la atención asistencial. Los dispositivos aseguran la recepción inmediata de alertas para que el personal responsable pueda realizar la intervención adecuada en cada momento.

En el caso de que el sistema permita la comunicación con voz, el responsable puede realizar una primera atención a distancia de forma personalizada, evitando así desplazamientos innecesarios y mejorando la eficiencia del servicio.

Tunstall, compañía especializada en la prestación de servicios de teleasistencia y cuidados para la salud de las personas mayores, dispone de dos tipos de sistemas de llamada:

  • Vía radio (sin cableado y de fácil instalación).
  • Cableados (que garantizan un funcionamiento mínimo incluso en condiciones de pérdida de corriente y facilitan más prestaciones complementarias).

En ambos casos se trata de soluciones flexibles, adaptadas a los requerimientos de los  centros y de los usuarios,  tras un estudio pormenorizado de sus necesidades.

En los centros sociosanitarios de mayor tamaño, por ejemplo,  los sistemas de Tunstall permiten realizar una distribución flexible de las habitaciones en función de la disponibilidad de personal asistencial. Esto repercute en un mejor reparto de la carga de trabajo, en la aceleración de los tiempos de respuesta y en un importante ahorro para la cuenta de explotación del centro.

Por su parte, los sistemas de llamada usuario-cuidador constan de una plataforma modular que se puede complementar con el uso de sensores que facilitan un entorno de vida asistida. Estos dispositivos, incluidos los pulsadores personales, se pueden elegir de acuerdo con las necesidades de cada persona usuaria, así como de las exigencias del centro y de los cuidadores. Además, se pueden añadir o restar elementos fácilmente para adaptarse a cada momento, lo que convierte al sistema en una solución rentable, tanto para grandes instalaciones como para centros más reducidos.

Entre la oferta múltiple de sensores disponibles se encuentran:

  • Detectores de calor.
  • Detectores de gas.
  • Detectores de humo/fuego.
  • Detectores de inundaciones.
  • Detectores de monóxido de carbono.
  • Dispensadores de medicación.
  • PIR (detectores de movimiento por infrarrojos).
  • Pulsadores personales Myamie.
  • Pulsadores personales inteligentes iVi con detector de caídas.
  • Sensores de apertura de puerta.
  • Sensores de enuresis.
  • Sensores de epilepsia.
  • Sensores de ocupación de cama/sillón.
  • Tiradores vía radio.

Por otra parte, entre los principales beneficios que el uso de estos sistemas de comunicación usuario-cuidador proporciona tanto a los residentes como al personal sanitario y a la dirección del centro, se puede destacar:

  • La disminución del número de residentes que ha de acudir al hospital.
  • La mejora de la calidad de vida de los residentes.
  • La reducción del número de caídas.
  • Una mayor tranquilidad para los familiares.
  • Un apoyo óptimo al personal sanitario.
  • El respeto a la dignidad y privacidad de los residentes, pues hacen innecesarias las visitas de control.
  • Una mayor eficiencia del personal y un aumento del tiempo para poder interactuar con las personas residentes.