teleasistencia-de-cartagenaCasi medio millar de personas mayores y/o con discapacidad se ven favorecidos diariamente de la prestación del servicio de teleasistencia domiciliaria gestionado por la compañía Tunstall Televida desde el pasado mes de julio, tras la adjudicación de un concurso público cuyo contrato se extenderá durante dos años, prorrogables a otros dos más.

La concurrencia empresarial a dicho contrato propició la adjudicación a una empresa que ofertó un precio por terminal por debajo del precio de salida, lo que posibilitó adquirir más terminales de atención, llegando a un mayor número de usuarios.

El servicio de asistencia domiciliaria permite que las personas mayores y/o con discapacidad puedan establecer, a través del teléfono y con un equipamiento de comunicaciones e informático específico, entrar en contacto verbal manos libres durante las 24 horas al día, 365 días al año, con un centro atendido por personal específicamente preparado para dar respuesta adecuada a sus necesidades, ayudando, aconsejando o acompañando a los beneficiarios del servicio. Para ello, únicamente, es necesario accionar el dispositivo (pulsador de emergencia) que estas personas portan constantemente.

El concejal de área de Calidad de Vida, Francisco Calderón, acompañado de la edil de Servicios Sociales, Carmen Martín, se desplazó hasta la sede de  Televida para comprobar, de primera mano, el procedimiento llevado a cabo, además de constatar la eficaz gestión del servicio realizado hasta la fecha.

Allí, han sido testigo de la atención prestada a la cartagenera Ana Martínez, de 80 años, quien requirió del servicio para satisfacer una cuestión que fue respondida con celeridad por los profesionales de una central atendida durante las 24 horas del día.

La prestación del servicio de teleasistencia en el Ayuntamiento de Cartagena se ha significado por la destacada renovación realizada, accediendo las personas beneficiarias a una serie de importantes prestaciones como el acceso a dispositivos de seguridad en sus hogares; detectores de humo, fuga de gas, acumulación de monóxido de carbono e inundación y sensores de actividad (permiten detectar una posible caída o desvanecimiento).

Actualmente, desde la puesta en marcha del servicio, se han instalado 34 detectores de humo, 3 de gas, un sensor de actividad y un adaptador para el pulsador (destinado a personas con problemas de motricidad manual).

Uno de los rasgos diferenciadores en esta renovada prestación del servicio de teleasistencia es la adaptación del mismo a las cambiantes circunstancias de cada uno de los usuarios. Así, existen personas atendidas con dificultad en la audición o vocalización que disponen del sistema CareChat, que permite la conexión, en tiempo real con el centro de atención a través de una aplicación (instalada en un teléfono móvil) con la que pueden comunicarse mediante texto o dibujos.

Del mismo modo, aquellos usuarios que tienen una vida activa pueden utilizar dispositivos de teleasistencia móvil, que emiten su localización fuera de casa en caso de emergencia. Igualmente, las personas que no disponen de línea telefónica fija, y que se veían privados esta prestación, pueden hacer uso del servicio gracias un terminal domiciliario con GSM.

Los datos recabados hasta la fecha evidencian una dinámica basada en criterios de eficiencia en la prestación del servicio, viéndose beneficiadas 450 personas. De media, se han atendido 54 llamadas diarias, de las que 1.837 fueron realizadas por diversos motivos: soledad, petición de información o aviso de una emergencia. Durante este primer trimestre, 67 llamadas obedecieron a alguna causa urgente.

Del mismo modo, los usuarios han recibido 590 visitas en sus domicilios, la mayoría de ellas (431) realizadas por el departamento de coordinación.

Estas visitas constituyen una novedad incorporada al servicio, utilizándose las mismas para la actualización de datos, conocer si la persona necesita algún otro tipo de apoyo tecnológico que pueda proporcionarse desde el servicio y solucionar las dudas que puedan surgir.